Noticias

La acción de Iberoamérica como expresión de integración y desarrollo

.

La Agencia Uruguaya de Cooperación Internacional (AUCI) junto al ministerio de Relaciones Exteriores y la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) realizó el encuentro regional “Iberoamérica y la Agenda 2030, miradas diferentemente iguales del desarrollo sostenible” hacia la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado 2018.

El evento de dos días, contó con la participación de referentes en Cooperación Iberoamericana y significó un espacio de reflexión, trabajo e intercambio sobre la acción política de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Los ODS, aprobados en 2015 y con metas a 2030, son fruto del acuerdo de todos los países de la ONU y de una consulta ciudadana realizada por ese foro mundial, la más amplia de su historia, de la que participaron más de 10 millones de personas y que incluye a 19 países latinoamericanos, Andorra, España y Portugal.

En la apertura del encuentro participaron el prosecretario de Presidencia y presidente de AUCI, Juan Andrés Roballo, la titular de la Secretaría General Iberoamericana, Rebeca Grynspan, el canciller (I), Ariel Bergamino, la coordinadora de Naciones Unidas en Uruguay, Mireia Villar y el encargado de negocios de la Embajada de España, Ignacio Aguirre.

El Presidente de AUCI, Roballo, celebró la existencia del espacio iberoamericano de acción, que consideró importante para reflexionar, en tiempos en que otros bloques están en crisis.

Destacó el aporte de la academia, de la sociedad civil organizada, de organizaciones internacionales, de agencias y países, en ese intercambio, en un tiempo que requiere reflexión, pero también articulación en torno a los valores de la comunidad internacional.

Roballo elogió la labor de la Segib y reconoció su tarea, así como los aportes y herramientas que viene proporcionando a Iberoamérica, basada en acciones concretas, espacios de formación y metodologías.

Rebeca Grynspan definió la Agenda 2030 como compleja y universal, comprensiva e independiente, que genera compromisos a todos los países del mundo, a diferencia de las agendas anteriores.

Dijo, además, que es un gran desafío de acción colectiva que requiere más coordinación que ninguna otra tarea, una importante propuesta política para el mundo que llama a una cooperación global que rompe con las narrativas de fragmentación y confrontación.

En línea con sus antecesores, Bergamino dijo que los ODS “son un formidable programa político, la agenda más legítima, sensata y audaz del mundo actual”. Aseguró que esos objetivos no son cuestiones de izquierda o de derecha, sino de sensatez.

“Con esta agenda se busca salir adelante en conjunto, sin dejar a nadie atrás. Este programa es una visión del futuro posible que queremos con perspectiva 2030”, agregó. En este contexto, aseguró que al mundo le falta política y a la región integración, pero confía en que es posible darle un nuevo impulso basado en más concreciones y eficiencia, con el aporte de la Segib.

Luego se llevó a cabo el foro político sobre “ODS y y alianzas clave”, con la participación de la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, el subdirector de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Santiago Soto, el rector de la Universidad de la República, Roberto Markarian, la directora de Cooperación de Paraguay, Cynthia Filartiga, el director Ejecutivo de Deres, Ferdinando Cuturi y el ex secretario de la Segib, Enrique Iglesias.